Se encuentra usted aquí

La Audiencia de Cuentas fiscaliza los gastos por productos farmacéuticos del SCS

Lunes, 20 Febrero, 2017

El órgano de control recomienda definir un manual de procedimientos detallado en el que se definan las labores, controles internos y competencias del personal del SCS con la finalidad de maximizar la eficacia de la gestión de los gastos farmacéuticos 

El pleno de la Audiencia de Cuentas de Canarias (ACC) ha aprobado un informe sobre la fiscalización de los gastos por productos farmacéuticos.

Según las conclusiones del informe, el gasto farmacéutico no hospitalario en el ejercicio fiscalizado ascendió a 439,8 millones de euros, concentrado principalmente en las áreas de salud de Tenerife y Gran Canaria, que aglutinan el 87% del total del gasto de la Comunidad Autónoma.  Se prescribieron y dispensaron en oficinas de farmacia un total de 39,2 millones de recetas, el 88,5% de ellas electrónicas, frente al 11,5% de recetas manuales. Por otro lado se ha observado que el 95,9% del gasto farmacéutico no hospitalario se originó en la atención primaria, porcentaje que se ha mantenido estable durante otros periodos.

La Audiencia considera necesario definir un manual detallado de procedimientos en el que se definan las labores, controles internos y competencias del personal del SCS con la finalidad de maximizar la eficacia de la gestión de los gastos farmacéuticos. Además de implantar un canal de comunicación formal entre los facultativos de atención especializada y el área de inspección de servicios sanitarios para la aclaración y cierre de aquellos casos en los que pueda existir duda o se haya denegado el visado, en el caso de los medicamentos que lo precisen.

La facturación de recetas se realiza por los colegios oficiales de farmacéuticos por periodos de meses naturales por cada una de las siete islas, según el procedimiento indicado en el concierto. La información se gestiona a través de una aplicación informática para la gestión integral y análisis de la prestación farmacéutica, aplicación denominada Farmacanarias, que elabora tablas y controles de la facturación. En este sentido, el órgano auditor recomienda que se definan con el máximo nivel de detalle los procesos y análisis a realizar por la solución integral informática con la finalidad de potenciar y fomentar el análisis de los posibles riesgos para su posterior remisión y, en su caso, investigación por parte de la inspección del SCS.

Finalmente, la ACC aconseja que, con el objetivo de evitar el riesgo que conlleva un inadecuado uso de la prescripción a través de talonarios de recetas manuales, sería conveniente que el SCS tomase las medidas oportunas para el establecimiento de controles más adecuados. También recomienda que con la finalidad de continuar con la implantación de la prescripción a través de receta electrónica, sería conveniente que el Servicio Canario de la Salud se dote de los recursos precisos.

 

 

 

 

 

 

 

​